15 noviembre 2012

sabias palabras

Meditaciones sobre el peronismo rioplatense
Por HLE

El escritor inglés Samuel Johnson solía decir que la patria, en tanto que abstracción, en muchas ocasiones no es más que el último refugio del sinvergüenza: invocándola como huella absoluta, como un imperativo ineludible, a lo largo de la historia del hombre se han cometido atrocidades de imposible enumeración.
Y entonces me voy a bordo de Johnson, aunque en otra dirección: a mi juicio, en muchas oportunidades el “pero” no es más que el último refugio del pusilánime, del timorato, del acomodaticio, del ambiguo.
El término “pero”, al decir de cualquier diccionario básico y escueto, es una conjunción adversativa que suele emplearse para contraponer un concepto a otro. Mentira. Eso ocurría en otra época, cuando las personas todavía eran propensas a formular opiniones, a plantarse con garbo delante de una idea y defenderla sin rodeos. Opinar: discurrir, reflexionar, pensar, sentir. Dejar correr un pensamiento, echarlo a andar generando en el fortuito compañero de palabras el deseo de llegar a buen destino. Exponer el hecho, el suceso, la situación, y desarrollar luego la argumentación que conduce por fin hacia una conclusión: alcanzar el convencimiento de uno mismo, primero, y luego del otro, a través de la razón. Descubrir y narrar el revés de la trama de la información, de la circunstancia, del hecho oficial (que es de oficio y no privado). Prescindiendo siempre de aquellos “peros” fallutos que en cualquier charla, hasta la más breve y banal, sólo se sueltan para congraciar.

Lo que nadie puede permitirse al formular una opinión, y, me atrevo a sugerir, en la vida, es el engaño a sí mismo: forzar el discurso, teñirlo de amaneramiento y ubicuidad con el único propósito de satisfacer a unos y otros y de tal modo tener la feliz certidumbre de que habrá de comer de uno y otro plato. Hábito de dirigentes políticos.

Opinar, en cierto modo, equivale a ser. Exponer cuerpo e ideas a los ojos y juicios de extraños, formular un parecer, tiene una consecuencia humana, demasiado humana: los intolerantes se apartarán de nuestro lado, y, muy probablemente, nos situarán en alguno de los casilleros de la rigurosa taxonomía con que clasifican al género humano. ¿Eso es malo?
Dicho de otro modo: si querés ser amigo de toda la humanidad, pues cerrá la boca, o abrila para soltar palabras vacuas, desprovistas de todo sentido y oportunidad. Yo comparto, pero; yo acepto, pero; yo apruebo, pero. Resultado: yo soy, pero no. Me limito a estar, a permanecer, a durar en el espacio y en el tiempo, como si ese fuera el objetivo excluyente de la condición humana.

Te quiero, pero creo que tendríamos que tomarnos un tiempo. Puede ser que las plantas de celulosa en Fray Bentos terminen contaminando las aguas del río Uruguay, pero debes tener en cuenta que se crearán 600 puestos de trabajo y habrá una inversión de cientos de miles de dólares. Me parece perfecto que la Constitución garantice el derecho de huelga, pero es inconcebible que los docentes resuelvan abandonar su puesto de trabajo y a nuestros niños porque pretenden un aumento de salario. El Rulo es un buen tipo, pero me parece falso. Te amo, pero necesito libertad. La situación de los hospitales públicos es deprimente, hay médicos que ganan sueldos miserables, no hay infraestructura, ni siquiera hay algodón, pero estos paros de los médicos terminan perjudicando a la gente común, que tiene que esperar horas para ser atendida. Comprendo las protestas de los desocupados, pero deben entender que el derecho de uno termina donde empieza el derecho del otro. Sí, en dos años de gobierno Kirchner no hizo nada por el tema distribución de la riqueza, los excluidos del sistema y el quiebre definitivo con las imposiciones del FMI, pero hizo mucho en el terreno de los derechos humanos.

Celebro estos encontronazos literarios, estos altercados lunáticos entre fundamento y cretinismo --que uno puede apreciar en cualquier parte del mundo--, porque suelo golpear a mi mujer porque la amo y días atrás asesiné a mi vecino porque era un tipo macanudo.

El pero, en más de una oportunidad, es empleado de modo bastardo, como antesala del concepto que en última instancia quiere expresarse, es decir, anulando prácticamente el concepto que le brinda vida y motivo; concepto, el primero, por lo tanto, que ha sido formulado con el único objeto de ocultar la idea madre, eso de resultar amable: congraciarse.

Son “peros” que no contemplan la existencia del otro: fortuito interlocutor, vecino, amigo, pareja, compañera/o, colega de trabajo. Mucho menos sus necesidades y anhelos. “Peros” autoritarios.
Conducta, pareceres y posturas, presumo, tendrían que subordinarse a lo que, al menos en apariencia, nos parezca más justo.
Elimino el término “pero” de las frases anteriores. Y alumbro, de pronto, dos personas. Una de ellas me dice:
Te quiero; las plantas de celulosa en Fray Bentos terminarán contaminando las aguas del río Uruguay; me parece perfecto que la Constitución garantice el derecho de huelga; el Rulo es un buen tipo; te amo; la situación de los hospitales públicos es deprimente, hay médicos que ganan sueldos miserables, no hay infraestructura, ni siquiera algodón; comprendo las protestas de los desocupados; Kirchner no hizo nada por el tema distribución de la riqueza, los excluidos del sistema y el quiebre definitivo con las imposiciones del FMI.
Y el otro interviene: tendríamos que tomarnos un tiempo; en Fray Bentos se crearán 600 puestos de trabajo y habrá una inversión de cientos de miles de dólares; es inconcebible que los docentes resuelvan abandonar su puesto de trabajo y a nuestros niños porque pretenden un aumento de salario; el Rulo me parece falso; necesito libertad; estos paros de los médicos terminan perjudicando a la gente común, que tiene que esperar horas para ser atendida; los desocupados deben entender que el derecho de uno termina donde empieza el derecho del otro; Kirchner hizo mucho en el terreno de los derechos humanos.

Tengo, entonces, dos personas por completo diferentes y por completo similares. Tengo, creo, un tortuoso mapa de lo que son, al final de cuentas, muchas sociedades latinoamericanas, con esa compleja idiosincrasia que ha sabido engendrar el Gran Norte y que tiene como lugar común el desdén por el otro y una competencia melancólica. Por un lado, gente dispuesta a entregar su vida por un pedazo de pan; por el otro, gente dispuesta a entregar y sacar la vida por su auto.

Desde luego, hay infinidad de peros cuya utilización es certera e irrebatible. Por ejemplo, el que emplea Oscar Wilde en un pasaje de su artículo “El alma del hombre bajo el socialismo”, de 1891: “Puedo entender que un hombre acepte las leyes que protegen la propiedad privada y admiten su acumulación en tanto esas condiciones le permitan llevar una forma de vida bella e intelectual. Pero para mí es casi increíble que un hombre cuya vida es destrozada por tales leyes, pueda consentir su continuidad”.

1 comentario:

Anónimo dijo...

[url=http://www.23planet.com]casino[/url], also known as accepted casinos or Internet casinos, are online versions of notable ("buddy and mortar") casinos. Online casinos ok gamblers to filch up and wager on casino games to a t the Internet.
Online casinos superficially hide up up championing reduced in price on the market odds and payback percentages that are comparable to land-based casinos. Some online casinos necessitate on higher payback percentages with a assume trust to unpremeditated thingumabob games, and some announce payout consequence profit audits on their websites. Assuming that the online casino is using an fittingly programmed unsystematic troop generator, note games like blackjack be blessed an established espouse aboard edge. The payout partial after these games are established gone and forgotten the rules of the game.
Numerous online casinos asseverate not at home or abide by resign their software from companies like Microgaming, Realtime Gaming, Playtech, Obvious Conspiracy Technology and CryptoLogic Inc.